domingo, 22 de agosto de 2010

¿Alguien ha comprado un pantalón dos veces?

Y no me refiero a comprar el mismo modelo de pantalón, y encontrarse con dos pantalones iguales ¡no!
Esto me lo ha sugerido algo que he leído en mi paseo rápido por la variada prensa nacional, donde he encontrado una noticia que me ha sorprendido. Miguel Ríos le cantaba a su madre, para que le diera la propina de los Domingos.
Me he reído, para mis adentros claro, al recordar la cantidad de artimañas que han utilizado mis hijos para sacarme la propina, pero nunca me han cantado, eso sí y la verdad es que me hubieran sorprendido, o me hubiera caído hacia atrás.
 Aunque nunca me he reído tanto, ahora puedo contarlo porque han pasado muchos años, como cuando descubrí que mi segundo hijo, Toño, cuando era un adolescente, hizo que le comprara el mismo pantalón dos veces. Le compré un pantalón en invierno y debía andar un poco justo de cuartos, cuando ideó esta artimaña, que él ahora dice no recordar. Cogió el pantalón, lo planchó, le puso una etiqueta, que encontraría en alguna parte y me vino con la cantinela de que la víspera se había comprado este pantalón y que le había dejado el dinero su amigo y que debía devolvérselo esa tarde.Miré el pantalón y le dije que cómo se compraba un pantalón, tan parecido al que ya tenía. Me contestó que le molaba mucho. Le recriminé por comprar sin permiso, pero ya que lo había hecho, se lo pasé, aunque le dije que no volviera a hacer algo así.
A las pocas horas, un testigo presencial de los hechos, me contó cómo había sido todo, desternillándose de la risa. ¿No ves mamá, que le has comprado el mismo pantalón dos veces?. Efectivamente, él le había visto planchar durante un buen rato y colocar la etiqueta al viejo pantalón, un par de días antes.
No sé si mi hijo ha vuelto a planchar, pero lo que si puedo asegurar es que aquel día el planchado le quedó perfecto.
Y valga como anécdota, que no se piense Miguel Ríos, que fue tan original para sacar la propina a su madre. ¡Que hay que currárselo un poco más, si señor!.

4 comentarios:

angelpito injurioso dijo...

Siempre se ha dicho que la necesidad agudiza el ingenio,pero lo de tu hijo es de premio si hubiera sido para algo positivo,como decia un profesor mio,hay que ver lo trabajais por no estudiar,en referencia a los intrincados metodos para copiar en los examenes.

Jose dijo...

Perdona, soy Jose. Buscando en Google me llevé la sorpresa de ver que me sigues cada día...
Jolín te estoy muy agradecido, bueno... que te voy a seguir yo también a tí.

Un abrazo.

charlieguay dijo...

Un amigo mío decía que lo de planchar pantalones era lo que mejor se le daba.
Decía que su madre se pegaba una hora para sacarle bien la raya, mientras que él en un par de minutos conseguía marcar cientos de rayas en las perneras... claro que no los etiquetaba. jejej

Vivianne dijo...

Jajjajajaja esa artimaña en mis años de adolescente creeme que la utilicé y otras tantas que no quiero ni acordarme, como bien dicen la necesidad es la madre de las invenciones,abrazos sureños!!!!