jueves, 24 de noviembre de 2016

Cinco años de aquella madrugada del 25 de Noviembre

Estos párrafos que vienen a continuación forman parte de una historia que algún día verá la luz y que forman parte de algo importante. Hoy he querido transcribirlos para conmemorar el quinto aniversario del fallecimiento de José Luis.

" Muchas veces a lo largo de mi vida me había preguntado si las cosas suceden casualmente o por el contrario todos tenemos una historia predeterminada, que nos hace vulnerables al no poderla modificar. Desde lo más hondo de mi ser me había preguntado a menudo si los renglones torcidos, por donde se desenvuelve la vida de las personas, tenían alguna explicación preestablecida, o éramos las personas quienes torcíamos nuestras vidas, aún sin quererlo, yendo por derroteros por donde nunca hubiéramos querido transitar.
A lo largo de mi vida había existido una constante que de vez en cuando emergía, de no sé bien dónde, y que se empeñaba en dejarme a minuto y medio de conseguir todo aquello que me hubiera propuesto. Siempre me quedaba a minuto y medio de conseguir aquellas cosas que me hubieran producido felicidad. Rodeada por intensas situaciones que nunca me produjeron placer, permanecía inquieta preguntándome si algún día llegaría a mi meta.

Desesperada por la incertidumbre que me producía no saber nunca si estaba haciendo lo correcto para enderezar mi vida, me lancé a una despiadada búsqueda de la felicidad, que me obligó a comenzar de nuevo en diferentes ocasiones, siempre sin conseguir mi propósito. Llegó un momento en que dejé de interesarme por esta búsqueda, sin saber que esta decisión me daría a conocer una de las experiencias más intensas de mi vida: José Luis. Porque entonces le encontré.

Pero como en las otras ocasiones me quedé a minuto y medio de conseguir la felicidad con él. Aquella fatídica madrugada del  25 de Noviembre respiró por última vez. Cansado de luchar contra el dolor terminó dándose por vencido y no pudo más. Muchas veces desde entonces me he reprochado que yo no fuera  capaz de seguir luchando por él. Quizá eso es lo que me impide pasar esa página de mi vida "

Esta melodía de Rod Stewart ha sido testigo de muchos de nuestros momentos y aún después de tanto tiempo sin José Luis  se me pone la piel de gallina cuando la escucho. Hoy se la quiero dedicar una vez más para hacerme la ilusión de que sigue aquí, aunque sé que no es verdad. La fotografía de arriba la hice en una excursión al Ibón de los Asnos cerca de Biescas. Estaba enamorado del Pirineo y no se cansaba de mirar las montañas y las seguirá mirando para siempre. La segunda foto es donde nunca dejará de mirarlo. 




Leer más...

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Mi homenaje a Leonard Cohen

Hoy os lo digo con música.

Leer más...

jueves, 13 de octubre de 2016

A Calamidad se le alborotan las ideas (ironías de la vida)

María Calamidad salió aquella tarde de su casa sin saber si iba a volver. No lo había decidido aún. Entró en la estación y se sentó en uno de esos bancos de hierro  para ver pasar los trenes. En muchas ocasiones a lo largo de su vida había llevado a cabo esta especie de protocolo en aquellos momentos que necesitaba pensar.
Los andenes de las estaciones le daban seguridad y ver pasar los trenes la relajaba; el ruido ensordecedor a su paso por la estación le recordaba aquellos otros trenes que vio pasar durante tantas tardes, cuando soñaba que, quizá algún día, un príncipe azul bajaría de uno de aquellos talgos (entonces eran los más rápidos).
La noche anterior Calamidad había soñado, mientras dormía, que iba a realizar un viaje al espacio, pero que cuando buscaba su asiento no podía encontrarlo. Se había despertado sobresaltada por eso aquella tarde había decidido pasar la tarde en el andén de aquella estación de pueblo solitaria y vacía. 
Un viaje al espacio no estaba dentro de sus posibilidades, aunque sí en la  bicicleta que tenía en su patio interior; pero con la bicicleta no podría llegar  muy lejos y mucho menos al espacio, además el sillín estaba demasiado alto para ella. Que manía tenían los fabricantes de hacer las cosas para gigantes y Calamidad distaba mucho de ser uno de ellos.
Mientras avanzaba la tarde una multitud de ideas se peleaban en su cabeza en un intento desesperado de darle alas a su imaginación. Pero no se le ocurría nada. Tenía que hacer algo pero no sabía qué. Para tirarse a las vías le faltaba valor, así que desestimó la idea; para subirse a un tren a la aventura le faltaba decisión; y mucha más le hubiera faltado para subirse a un cohete y viajar a la luna, pero eso formaba parte de la irrealidad más irreal. Ni siquiera en su imaginación cabía esa posibilidad, aunque quizá allí estuviera la respuesta. Los viajes expresan el deseo de aventura pero también de huía. Pero Calamidad sabía que cuando huía de sí misma no valían cohetes, ni trenes ni bicicletas, que al final del viaje cuando volvía la cabeza atrás, ella seguía allí: su sombra. 
En una ocasión alguien le había dicho que tenía mala sombra. Sería por eso que siempre quería escapar de ella. Y sería por eso que su huía era imposible, que su sombra no la abandonaría jamás. Recordando el dicho de que cuando no puedes contra tu enemigo te unas a él, decidió un día sentarse a charlar con su sombra para hacerse amiga suya. 
Y para su asombró descubrió que su sombra la conocía mejor que nadie, eso sí, reconoció que ella había estado tras la idea de tirarse a las vías, pero luego se había echado atrás, luego ella también había decidido hacerse su amiga; más que nada porque ya se cansaba de tanto ir y venir por la vida. Que ser sombra también era muy duro.
Desde entonces Calamidad había sentido una especie de empatía  que le había llevado a una extraña amistad con ella. 
Llegados a este punto los pensamientos que ya se cansaban de tanto alboroto, decidieron rendirse. 
Calamidad regresó a su casa sin haber visto bajar del tren a ningún príncipe ni azul ni verde ni amarillo y pensó que así era mejor, además con lo que destiñe el azul menudo lío. Volvió a su realidad más real y se dejó de viajes, ni en tren ni en bicicleta,  ni en cohete. 
Se puso el delantal y comenzó a hacer la tortilla de patata. Eso sí, miró de reojo y su sombra permanecía quieta: eso la dejó más tranquila; hubiera sido un problema que se empeñara en batir los huevos. 


Leer más...

viernes, 30 de septiembre de 2016

Éramos pocos y parió la abuela (politiqueo de andar por casa)

Éramos pocos y parió la abuela; porque lo que menos necesitaba este país, que bastante complicado lo tenía ya, era una guerra civil dentro de uno de sus partidos más históricos. Se veía venir sin embargo y en lugar de hacer nada por evitarlo, han avivado las llamas de una crisis que no tiene visos de terminar nada bien. Podrán decirnos lo que quieran pero en el lenguaje puro y duro de la calle a esto se le llama ansia de poder; porque no me digan a mi que el motivo de sus actuaciones es el bienestar de la nación porque no cuela.
Yo creo que P. Sánchez ya puesto a hacer el ridículo se ha dicho "pues vamos a hacerlo del todo" y desde luego lo está consiguiendo porque su imagen, más patética que otra cosa, me recuerda la de un niño agarrando su piruleta con todas las fuerzas mientras dice "es mía, es mía".
Pero claro como dicen que todos somos libres de pensar lo que queramos, hay unos cuantos que le apoyan, sus incondicionales, y lo único que consiguen es hacer el ridículo juntos. Vaya estampa la que están transmitiendo, que más les valdría ponerse a trabajar en serio por este pais que se hunde gracias a ellos, en lugar de sacar a flote sus diferencias de partido, que ya tendrán tiempo de darse tortazos más adelante. Ahora lo que importa es que alguien se ponga a gobernar en serio que con tanta tontería y tanta ansia nos están ansiando a todos, pero si ellos tienen fiebre de poder, al pueblo ya le está entrando la calentura de tanto mamoneo y al final va a terminar con ellos llevándolos a picar a una cantera, que ya veríamos si se ponían de acuerdo o no, en quién gobierna o deja de gobernar.
Hasta la corrupción del PP se queda pequeña si pensamos en las consecuencias para esta nación de pagar sueldos tanto tiempo a vulgares holgazanes por destruirla, que en definitiva es lo que están haciendo. Así que a ver si se les quitan estas ansias desmesuradas por gobernar y al final se ponen de acuerdo en quién lo hace.
Mientras tanto la andaluza hablando mucho y diciendo poco, más bien todo el rato lo mismo; ignoro si se está preparando para salvadora o se quedará en la cola haciendo lo que le pida su partido. Ya veremos.
Los demás, quietos en la mata o expectantes porque ya se sabe lo que dice el refrán a río revuelto ....igual hasta podemos gobernar.
Ya veremos.

Leer más...

domingo, 25 de septiembre de 2016

Solo un día (reflexión de una cabra loca)

No se si os habrá pasado alguna vez que de repente os ha invadido un terrible cansancio que minaba todas vuestras fuerzas. No hablo de cansancio físico. Hablo del cansancio tipo tirar la toalla; del cansancio tipo me consume la soledad. Tampoco me refiero a la soledad de compañía; me refiero a la soledad interior allí donde te sientes incomprendida, sola ante el peligro. Allí donde solo tú sabes qué está ocurriendo.
Hablo de ese cansancio de haber creído derrotado el monstruo y verle aparecer de nuevo; de ver regresar el cartero que siempre llama dos veces, aún cuando tenías la esperanza de que no lo hiciera. 
Y solo con pensar en volver a batallar las mismas guerras te angustia porque ahora si que sabes de qué va. 
Y te miras las manos y están viejas; y consultas tu energía y ves encendida la luz roja ¡Cuidado a punto de agotarse, conecte de nuevo a la red!
¡Ojalá fuera tan fácil como conectar a la red! te dices. 
Mientras tanto ha llegado un nuevo día. Un día más. Aguanta un día más. Te convences de que solo será un día porque si sospecharas que fueran más te hundirías. Irremediablemente esperas el milagro que nunca llega. Mientras, pasan otros días que también son un día más. Y nada.
Esperemos un poco, tengamos paciencia. Acudes al refranero. No hay mal que por bien no venga; no hay mal que cien años dure; mañana será otro día. 
Eso digo yo, otro día. 

Leer más...

martes, 20 de septiembre de 2016

A Calamidad se le alborotan las ideas (ironías de la vida)

María Calamidad salió aquella tarde de su casa sin saber si iba a volver. No lo había decidido aún. Entró en la estación y se sentó en uno de esos bancos de hierro  para ver pasar los trenes. En muchas ocasiones a lo largo de su vida había llevado a cabo esta especie de protocolo en aquellos momentos que necesitaba pensar.
Los andenes de las estaciones le daban seguridad y ver pasar los trenes la relajaba; el ruido ensordecedor a su paso por la estación le recordaba aquellos otros trenes que vio pasar durante tantas tardes, cuando soñaba que, quizá algún día, un príncipe azul bajaría de uno de aquellos talgos (entonces eran los más rápidos).
La noche anterior Calamidad había soñado, mientras dormía, que iba a realizar un viaje al espacio, pero que cuando buscaba su asiento no podía encontrarlo. Se había despertado sobresaltada por eso aquella tarde había decidido pasar la tarde en el andén de aquella estación de pueblo solitaria y vacía. 
Un viaje al espacio no estaba dentro de sus posibilidades, aunque sí la bicicleta que tenía en su patio interior; pero con la bicicleta no podría llegar  muy lejos y mucho menos al espacio, además el sillín estaba demasiado alto para ella. Que manía tenían los fabricantes de hacer las cosas para gigantes y Calamidad distaba mucho de ser uno de ellos.
Mientras avanzaba la tarde una multitud de ideas se peleaban en su cabeza en un intento desesperado de darle alas a su imaginación. Pero no se le ocurría nada. Tenía que hacer algo pero no sabía qué. Para tirarse a las vías le faltaba valor, así que desestimó la idea; para subirse a un tren a la aventura le faltaba decisión; y mucha más le hubiera faltado para subirse a un cohete y viajar a la luna, pero eso formaba parte de la irrealidad más irreal. Ni siquiera en su imaginación cabía esa posibilidad, aunque quizá allí estuviera la respuesta. Los viajes expresan el deseo de aventura pero también de huía. Pero Calamidad sabía que cuando huía de sí misma no valían cohetes, ni trenes ni bicicletas, que al final del viaje cuando volvía la cabeza atrás, ella seguía allí: su sombra. 
En una ocasión alguien le había dicho que tenía mala sombra. Sería por eso que siempre quería escapar de ella. Y sería por eso que su huía era imposible, que su sombra no la abandonaría jamás. Recordando el dicho de que cuando no puedes contra tu enemigo te unas a él, decidió un día sentarse a charlar con su sombra para hacerse amiga suya. 
Y para su asombró descubrió que su sombra la conocía mejor que nadie, eso sí reconoció que ella había estado tras la idea de tirarse a las vías, pero luego se había echado atrás, luego ella también había decidido hacerse su amiga; más que nada porque ya se cansaba de tanto ir y venir por la vida. Que ser sombra también era muy duro.
Desde entonces Calamidad había sentido una especie de empatía  que le había llevado a una extraña amistad con ella. 
Llegados a este punto los pensamientos que ya se cansaban de tanto alboroto, decidieron rendirse. 
Calamidad regresó a su casa sin haber visto bajar del tren a ningún príncipe ni azul ni verde ni amarillo y pensó que así era mejor, además con lo que destiñe el azul menudo lío. Volvió a su realidad más real y se dejó de viajes, ni en tren ni en bicicleta,  ni en cohete. 
Se puso el delantal y comenzó a hacer la tortilla de patata. Eso sí, miró de reojo y su sombra permanecía quieta: eso la dejó más tranquila; hubiera sido un problema que se empeñara en batir los huevos. 


Leer más...

viernes, 16 de septiembre de 2016

Como tú creías (reflexión para andar por casa)


El ser humano es el ser más complicado que puedes encontrar. Será por eso que cuando cree que lo sabe todo se da cuenta de lo poco que sabe; será por eso que después de vivir una vida pensando que era de una manera, a los cincuenta y muchos puede darse cuenta de que ha vivido en un mundo irreal, que la realidad era como la veían los otros.

Porque sí, es posible descubrir un día que has vivido toda la vida confundido; que la vida no era como tu la sentías, sino como la sentían los demás; que donde tú ponías amor, otros ponían egoísmo; que tu paciencia era soberbia vista desde fuera; que tu creías que todos eran sinceros pero no lo eran. En definitiva que caminaban por el mismo camino que tú sintiendo en los zapatos las mismas piedras, en el rostro la misma lluvia; en el corazón los mismos buenos sentimientos. Pero te equivocabas.
Resultado de imagen de botas de caminar

Un buen día, por uno de esos azares del destino llegaste a descubrir que la vida no era ni como la habías vivido ni como te la habían contado; que quien debería haberte amado te había hecho sufrir; que quien debería haberte dado una infancia feliz, te la había quitado; que nunca fuiste  una segunda madre para tus hermanos como siempre te decían tus padres. Tantas cosas descubriste como por azar, que te fue imposible asimilar tanta información nueva de repente.
Te decías a tí misma que no era posible que hubieras estado tan ciega. El mundo se te puso del revés, como un calcetín atrapado. Tu vida cambió de repente aquel día que descubriste que no era como tu creías.
Solo con una frase; solo con una actitud; solo con una mirada; solo con un reproche que nunca debieron existir si la vida hubiera sido como tu creías.

Y como el que no quiere la cosa, te pusiste los calcetines gordos y te calzaste las botas de caminar y emprendiste tu camino en busca de esa porción de vida que creías merecer. No fue fácil, no fue simple, pero valió la pena. 
(Bueno, eso os lo contaré dentro de veinte años si vivo)

Leer más...