lunes, 19 de junio de 2017

Que el Agosto no lo haga solo el jefe


Resultado de imagen de bandejas de camareros

Pronto comenzarán las vacaciones y a menudo se llenaran los hoteles y restaurantes. Pero la mayoría de las personas que visiten alguno de ellos no se pararán a pensar en qué condiciones trabaja el personal de hostelería. Siempre se da por hecho que ese personal que nos atiende cuando entramos en un restaurante está cotizando las horas que trabaja y gana lo que manda su convenio. 

Pero si nos adentramos en alguno de ellos por la circunstancia que sea nos daremos cuenta de que es posible que la realidad no tenga nada que ver con la norma. No quiero pensar que esos empresarios están estafando a sus trabajadores, voy a pensar que no saben sumar. Que no saben cuando terminan  las cuarenta horas semanales y cuándo deben pagar horas extras; que no saben de relojes ni horarios. Hay un tópico que dice que en hostelería se sabe cuándo se entra a trabajar pero no cuándo se sale. Eso está bien, pero el empresario debería saber que debe pagar al trabajador todas esas horas que trabaja de más fuera de horario. 

Está bien que el dueño de un restaurante haga el Agosto, como dice otro tópico, pero que lo haga explotando a los trabajadores, eso ya no está tan claro. No es exageración, he conocido un caso de cerca. Un camarero de un restaurante de algo de renombre que cotizaba por diez horas total tres días de  un fin de semana,  trabajaba más de 36 por la desgraciada cifra de 180 euros; llegó el verano y el jefe le hizo la oferta de verano: cotizar 30 horas semanales, trabajar 6 días a la semana, mínimo doce horas diarias, turno partido, por 1200 euros. (Eso ya lo cobraba yo hace trece  años, en plena crisis, por contrato de cuarenta horas cotizadas y trabajadas)

El convenio de hostelería de Valencia ordena  1153 euros mensuales a un camarero que trabaja cuarenta horas semanales, con  dos días de fiesta a la semana.
(Como anécdota diré que las compañeras de esta persona, en cocina, todavía cobraban menos. Eran extranjeras, para que digan que no hay racismo)

Que sí, está muy bien que los restaurantes hagan el Agosto, pero ¿no deberían hacerlo también los trabajadores? Porque señores, a mi no me salen las cuentas. Y no es que la gente no quiera trabajar, que si que quiere, pero ver lucrarse al jefe cuando a ti no te queda tiempo ni para  dormir, en mi tierra le llamamos de otra manera.

ÉSTE  debe ser el empleo que dice Rajoy que se está creando, este tipo de contrato basura con salario de moñiga de vaca, o sea un fraude en toda regla, consentido por el gobierno para hacer ver que está creando empleo.

 Por lo menos a partir de ahora cuando entremos en un bar, hotel o restaurante, que sepamos que el personal que nos atiende quizá le esté regalando al jefe parte del salario que nunca cobrará. Un aplauso para ellos y que pronto encuentren un trabajo digno de verdad, donde al Agosto no lo haga solo el jefe.  

Y no quiero decir que esto se haga en toda la hostelería, que hay sitios dignos que pagan lo que deben. 

1 comentario:

Maribel López-Linares Arcos Lopez_Linates Arcos dijo...

Es aberrante pero sucede como lo cuentas.😠