martes, 15 de julio de 2014

Círculos que se cierran, círculos que se abren. Cambios drásticos o necesidades vitales.

En esta vida no hay nada definitivo, todo son etapas, círculos que se cierran y círculos que se abren, dando lugar a nuevas etapas que un día se cerrarán también. Nada es eterno. Por fortuna es así, de modo que las malas rachas tampoco son duraderas. Hay que ser positivo. Pero lo que si es cierto que hemos de seguir caminando, a pesar de los tropezones del camino, sabiendo que ese camino nos llevará algún día a alguna parte. 
Lo que ocurre que, como en esta vida nada es gratuito, es posible que a veces debamos pagar algún precio. Ya lo dijo un sabio un día, que en esta vida todo tiene un precio. Bueno, no se sí era sabio o no, pero acertó de lleno. Y todo depende del precio que estemos dispuestos a pagar por lo que queremos conseguir. 
Si nos paramos a pensar a veces es excesivo el precio que se nos pide por ejemplo, por seguir creyendo en quien nos ha estafado, por seguir creyendo a quien nos ha engañado, por seguir confiando en quien nos la ha clavado en la espalda. Si, todo depende de la confianza. 
Y es que cuando se pierde la confianza, ya no queda nada. Pero hablo de perder la confianza por causas justificadas, no pienso en la de los  que por norma desconfían de los demás porque ellos no son de fiar y creen que todos son igual. Hablo de perder la confianza en alguien que ha hecho algo tan grave, que nos ha dolido tanto, que nos sintamos incapaces de volver a darle la oportunidad de fiarnos de él. Si paso un día por un camino y tropiezo con un cepo que me cercena un pie, seré imbécil si vuelvo a pasar por allí porque podría perder el otro pie. 
Pues con la vida pasa lo mismo. 
Hay momentos, que por su propio peso son propicios para que nos replanteemos cerrar círculos que nunca más deberán volver a abrirse. Y es que la vida sigue y las circunstancias nos marcan el camino y nos obligan a decidir sobre temas que jamás hubiéramos pensado que llegarían. 
Ya he hablado en otras ocasiones de los círculos por ello me atrevo a decir que muchas veces se cierran de la manera más inesperada. Así es la vida, una caja de sorpresas que debemos ser capaces de vadear, intentando encontrar lo que verdaderamente da sentido a nuestra vida, aunque a veces debamos meter la cabeza debajo del agua y contener la respiración. Entonces llega el momento de deshacerse de lo superfluo de nuestra vida y centrar la atención en lo verdaderamente importante. Que si nos paramos a pensar hay muchas cosas a nuestro alrededor que son furrufalla y no sirven para nada. Quedémonos con lo que de verdad vale, miremos siempre más allá del marco de la ventana y seremos más felices. Seguro que sí. 

Leer más...

jueves, 26 de junio de 2014

No te lleves esta imagen de mí

Esta frase me la dijo mi padre no hace mucho, cuando me despedí de él en uno de mis regresos a Biescas. "No te lleves esta imagen de mí"
Me caló hondo por las circunstancias que la rodeaban, porque viendo a mi padre tan enfermo me costaba dejar de pensar en aquellos otros tiempos, cuando le acompañaba su fuerza arrolladora y vivía su vida con una energía potente y tenaz.
Al verle tan impotente, decidí que sería otra la imagen que conservaría de él el día que nos dejara para siempre.
Por desgracia ese día llegó el pasado  24 de Junio y aunque todavía no me siento con  demasiadas ganas de escribir, quiero dedicarle unas palabras para decirle que la imagen que ha quedado grabada en mi corazón, a pesar del sufrimiento de este último año, es la de su tenacidad  a lo largo de toda su vida. Una vida intensa y repleta de momentos duros que superó con energía;  la imagen del luchador que no se amilana fácilmente y mira siempre hacia delante;   la imagen de su tenacidad para estar en constante espíritu de superación; la imagen del trabajador infatigable; la imagen de quien supo reconocer sus errores y pedir perdón; la imagen del dialogante.

Podría decir muchas cosas más pero todavía me falta energía, ya tendré tiempo más adelante. 
Si tuviera que resumir sus cualidades me quedaría con la figura del luchador. Y luchó hasta el último momento, hasta el último instante, dándonos un ejemplo magistral y valioso a seguir.
 Durante este último año de vida nos ha dado lecciones constantes, mucho más valiosas  si tenemos en cuenta el sufrimiento que ha tenido que soportar. Yo me he preguntado a menudo por qué hacía falta sufrir tanto para irse de este mundo, y me rebotaba internamente ante la ausencia de respuestas y la impotencia de no poder hacer nada más por él. Pero ahora que se ha ido no dejo de pensar que ha dejado de sufrir, que por fin descansa y que  ha recibido el premio que merece, estar donde quiera que sea pero entre lo mejor de lo mejor. 
Así que como ves, papá, no me quedo con la imagen de tus horas amargas, me quedo con la imagen  de lo que fuiste, de lo que me enseñaste, y sobre todo con la imagen del padre que amó a sus hijos mucho más de lo que el ser humano es capaz de apreciar.
Todavía no he podido llorar y quizá no lo haga, porque a pesar de lo amargo del momento me pesa más en el corazón saber que ha terminado tu sufrimiento.
Gracias por tu vida, por la nuestra y por haber sido tan buena persona. Te recordaré y te veré para siempre como cuando subíamos al pico de Collarada, caminando sin  desfallecer y dándonos ánimo en todo momento. Ahora ya descansas a los pies de tu Pirineo por donde nos llevaste tantas veces.
Porque ya lo decías con orgullo "yo soy montañés" y yo te respondo con orgullo también, un montañés de los mejores, un montañés único y especial, sobre todo especial. 
Y parafrasenado a Tagore quiero terminar diciendo que aunque tus labios han callado con la muerte, tu corazón me seguirá hablando.



Leer más...

miércoles, 18 de junio de 2014

Eventos importantes, mi manera de pensar.

La actualidad de la nación está algo densa de noticias y eventos importantes y por ello andamos todos algo distraídos y hemos bajado la guardia. Ya veremos, cuando hayan pasado unos días, el número de goles que se nos habrán colado, disparados por el gobierno y organismos varios. Las televisiones nacionales están muy ocupadas preparando la retransmisión del evento y a lo mejor se han olvidado de darnos alguna noticia importante. Ya veremos, que tiempo al tiempo, decían nuestros mayores,  y las más de las veces terminaba pasando algo.

En mi lista de prioridades no está ver la televisión por lo que me perderé la retransmisión de la proclamación del rey, que tengo mejores cosas que hacer que plantarme delante de la tele para ver un evento que luego nos lo frotarán por delante de nuestras narices miles de veces,  en todo tipo de programaciones, resúmenes y similares. 
No digo con esto que el evento no tenga su importancia, pero como a mi la monarquía me deja indiferente, no me llama demasiado pasar un rato en estas lides. Aunque es verdad que he comprobado que a la mayoría de la gente le gusta tener a alguien por encima (y no estoy hablando de sexo) y disfrutan de su minuto de gloria cuando algún ser ilustre les dirige la palabra. Pero ya lo decía un amigo mío que en paz descanse, que en pelotas somos todos iguales. Así que nadie tiene que estar por encima de nadie y menos en una democracia que se supone algo menos piramidal y más horizontal. Pero la política es rara ¿verdad? y la acomodamos a nuestro antojo cuadre o no cuadre con la ideología ¡Qué narices, que para eso están las ideologías, para saltarles por encima cuando conviene! 
Para que luego intenten vendernos la burra diciendo que todos somos iguales ante la ley, y luego resulta que se acuerdan de las excepciones, todos menos el rey que es inviolable, el futuro rey que será inviolable, el antiguo rey que ya le inventarán algo para que lo sea, las infantas imputadas, los aforados y similares. 

Y como lo cortés no quita lo valiente desde este espacio quiero desearle felicidades al futuro rey, pero también quiero decirle que ya puede hacerlo bien, si quiere tener su minuto de gloria ante la nación entera, que vamos a estar vigilando con estos ojitos, que una cosa es que sea el heredero del trono y otra que no tenga que demostrar que lo merece. 

(los que habéis leído ya este post veréis que he quitado un párrafo, el relativo a la infanta Leonor, ya que esta mañana me han dicho que lo de su sueldo podía ser un bulo, he investigado y parece ser que si que es bulo y en su día fue desmentido, así que perdonarme)

Leer más...

domingo, 8 de junio de 2014

Ni hacen ni dejan hacer

La nación anda algo revuelta, algo por no decir muy revuelta con el tema de la abdicación del rey; pero no voy a entrar al trapo de si hace falta o no la monarquía, porque entraría en un mar sin fondo de difícil explicación. Pero como opinar, lo que dice opinar de toda la vida, está permitido en toda buena democracia, opinaré que para eso están las ideas pululando por el ambiente.
El no quererse definir como monárquico o anti monárquico, no impide que se vean las cosas como son. La verdad es que nunca he entendido mucho que se dijera por activa y por pasiva que teníamos un rey campechano. Habría que matizar qué significa eso exactamente.
Si miramos el diccionario de la RAE y buscamos la palabra "campechano", nos encontramos en primer lugar la acepción que dice que "campechano" es el natural de Campeche (ciudad mejicana) añade que los campechanos se comportan con cordialidad sin imponer distancia en el trato ¿Ves? Ya hemos aprendido algo.
 Si seguimos mirando encontramos otra acepción, la que lo define como "franco, y dispuesto siempre a la broma y la diversión" (esto ya cuadra más), más adelante lo define como "afable y sencillo, sin mostrar interés por las ceremonias y formulismos"(bueno, bueno). 
Si profundizamos en todas estas ideas nos daremos cuenta de que la palabra "campechano" solo le ha sido aplicada en sentido muy superficial. Porque ¿qué sentido tiene ser tan afable y cordial, si no se está con la gente que pasa hambre? Es muy bonito hacerle la carantoña de turno al pueblo, pero luego " tu a tu casa a pasar hambre y yo a cazar elefantes" . Esto es lo mismo que el "famoso minuto de gloria" del príncipe Felipe, que todos ya sabéis de lo que hablo.
Si hacemos cuentas, la casa real nos sale un poco cara, aunque a pesar de todo, a algunos miembros no les parece suficiente, tampoco hace falta que lo explique ¿no? 
Yo no sé si necesitamos monarquía o no, pero si que haría falta  una ley orgánica que dijera que los sueldazos de sus miembros se rebajaran un poco, ya veríamos entonces si querían seguir siendo reyes; porque con lo que cobran no me extraña que se aferren al poder. Pero ¿querrían ser reyes a pelo, siendo de verdad un ciudadano más? ¿con un sueldo normal?
Si os digo la verdad no tengo motivos ni para estar a favor de la monarquía ni en contra; pero en estos tiempos de crisis cuando tantos ciudadanos pasan calamidades,  igual deberíamos plantearnos cuánta gente nos sobra de los que gobiernan esta nación que nos están costando tanto dinero,  y no hablo de monarquía solo, hablo de poder, hablo de políticos corruptos, hablo de asesores de asesores de los asesores. Hablo de dignidad, porque en una nación donde mucha gente no tiene resueltas sus necesidades básicas de supervivencia, no debería despilfarrarse tanto en mantener políticos que ni hacen ni dejan hacer para que esta nación salga adelante.

 

Leer más...

martes, 20 de mayo de 2014

Ideas sueltas de pesca, moscas y cucharetas

Mis continuos viajes a Zaragoza, que comenzaron hace casi un año, me impiden atender este espacio como debiera. Tengo a mi hijo Juan delante que al comprobar que he abierto la página del blog me ha preguntado "¿estás en pienso, luego escribo?" le he dicho que si pero que no estaba inspirada. Y como si fuera la cosa más fácil del mundo me ha sugerido que hablase de pesca. Y claro, no tengo ni idea del tema. Tampoco me gusta pescar. No sabría por dónde empezar.
 Bueno, podría empezar diciendo que Juan va a pescar de vez en cuando, que uno de sus hermanos también lo hace allá por los pantanos por donde habitan los siluros. Que ambos se dedican solo a la captura y suelta, porque hace tiempo que solo veo lo que pescan en fotografía. 
Yo creo que para pescar, como para casi todo en la vida, hace falta tener mucha paciencia. Que no es tan fácil como parece, que hace falta saber preparar los aparejos, cosa que cuesta un buen rato por cierto, sobre todo si tienes que insertar las delicadas moscas artificiales en el hilo de pescar. Luego está el tema de las cucharetas, nada baratas y menos si vives en Biescas, con lo caro que es aquí todo. Pues como os iba diciendo si juntara todas las cucharetas que ha perdido mi hijo tendría para poner un negocio, porque siempre me está pidiendo dinero para cucharetas; imposible que pesque tanto.
Esto me recuerda a su otro hermano, el pescador, que cada mañana cuando salía para ir al colegio me pedía dinero para papel cebolla. Yo le preguntaba para qué necesitaba tanto papel cebolla y me respondía que para manualidades, pero la verdad era que jamás vi ninguna. Desde luego era original. 
Volviendo a la pesca. Hay gente que lleva al extremo esta ocupación y viajan hasta el otro lado del mundo para pescar; conozco una persona que suele ir a Chile. Y me pregunto  si no serán las truchas iguales en todas partes que necesitan recorrer medio mundo para practicar este ¿deporte?
Pero claro con esto pasa como con todas las aficiones, que te tiene que gustar y para gustos están los colores, pero desde luego a mi no me pillarán pescando, como no sea un resfriado. Me ha venido a la cabeza una frase que decía mi madre "no digas nunca de esta agua no beberé". Ni hablar. De ésta no beberé
¡ Que he dicho que no!
Bueno ya he hablado de pesca ¡Pobres peces! y me vuelvo a preguntar ¿Por qué salvamos a las ballenas y pescamos a las truchas? 



Leer más...

martes, 6 de mayo de 2014

Entre bambalinas y nieve

Bueno bueno bueno, ya estamos con los balances de fin de temporada. Como todos los años por estas fechas, semana arriba o abajo, nos cuentan hasta la saciedad los balances de la temporada de nieve en el territorio Aramón. No nos dan malos resultados no. Pero ocurre que, como todos los años, en los resultados no se refleja toda la realidad.
Queda muy bonito eso de batir el  récord de otras temporadas y saber que ha venido más gente a esquiar, así de paso le damos la razón al gobierno que dice que estamos saliendo de la crisis, lo cual no es del todo cierto. Hasta se ha dicho que han habido más accidentes porque como estamos saliendo de la crisis ha salido más gente ¡ Eso hale! ¡Todos a enjabonar al gobierno, que se acercan elecciones!
Y decía que no se  refleja toda la realidad porque los comentaristas se olvidan de ella a falta de un análisis más profundo. Me refiero al mundo entre bambalinas. Sí sí que también hay bambalinas en Aramón. Por ejemplo de olvidan de comentar los bajos sueldos de los trabajadores, que cada año que pasa ven mermadas sus condiciones laborales, por la precariedad de salario que no llega ni a mileurista, por los horarios reducidos, por el abuso en definitiva. Así ya pueden tener  ganancias ya. 
Y dentro de esta precariedad nos encontramos con alguna ETT colaboradora con Aramón que abusando de la necesidad de trabajar de la gente joven sobre todo, los contratan por horas sin dar demasiadas explicaciones y con el tiempo estos trabajadores descubren que han estado trabajando jornada completa pero solo han cotizado por la mitad. ¡Ah claro, que las ett de algún lado tienen que sacar beneficios y los consiguen por el camino más corto, engañando a los chavales que con ilusión se acercan a ellas en busca de un puesto de trabajo! Esto no pasaría si les dieran a firmar el contrato el día que empiezan a trabajar, y no junto con el finiquito como viene siendo habitual. Todo demostrable. 
En fin que las cosas no son tan bonitas como nos las intentan hacer creer. 

Leer más...

miércoles, 9 de abril de 2014

Termómetros regalados a 5 euros

Anteayer cuando llegué a casa me encontré con un aviso  en el contestador de una llamada sin mensaje de un teléfono que luego supe que era de Lérida  973 205 260. Me picó la curiosidad y buscando en Internet este número, me llevó a una empresa, AINEGIS S.L. y a una dirección,  AGUSTI  DURAN I SANPERE 3
25001 LLEIDA. Busqué qué tipo de empresa era y dado la variedad de datos llegué a la conclusión que se trataba de una empresa de publicidad o algo así.
Bueno, ayer  a primera hora de la tarde volvieron a llamarme de este número solicitándome si tenía la amabilidad de responder a una encuesta de opinión muy breve.¡ Y tan breve!¡Solo tenía una pregunta! Pues bien la persona que estaba al otro lado del auricular, mujer, me preguntó si creía que el ritmo de vida estaba afectando el estado de salud. Le respondí que yo vivo en un sitio muy tranquilo y no creo que el ritmo de vida afecte la salud. A continuación me agradeció que le hubiera respondido tan amablemente (¡qué labia, de la mala!) y me comentó que esta semana iban a celebrar unas reuniones sobre salud en Jaca y que por haber sido tan amable, me regalaban un termómetro digital resistente al agua (será por si me lo quiero poner cuando esté en la ducha, digo yo). 
Hasta aquí todo bien. Me dije, si me regalan un termómetro pues mira qué bien, lo juntaré con los que ya tengo y listo. Pero.....porque había un pero. ¡Vaya por dios! ¡con lo bonito que parecía! Pues sí. La persona del otro lado del auricular me dijo que me regalaban el termómetro pero que "para que yo no tuviera que ir a Lérida a buscarlo" me lo traían a casa y solo tendría que pagar los gastos de envío que sumaban la cantidad de cinco euros ¡Faltaría más, tener que ir a Lérida de propio a recoger un termómetro! 
Le dije que ya tenía otros termómetros y no necesitaba uno más aunque fuera resistente al agua, que si tenía que pagar ya no era un regalo. Aquí terminó la conversación. 
Mirando en Internet encontré termómetros digitales resistentes al agua desde 3,75 euros. 
Las conclusiones se sacan por si solas. 
Yo no me opongo a que las empresas utilicen todo tipo de estrategias comerciales para vender, pero al menos que no mientan ni intenten engañar a la gente. Y si se hacen pasar por una empresa de opinión, al menos que te hagan cuatro o cinco preguntas para disimular.
Por cierto todavía no he averiguado cómo se han hecho con mi número de teléfono, porque cuando llamaron preguntaron  por mi nombre y apellido. ¿No teníamos una ley de protección de datos?

Leer más...