lunes, 24 de mayo de 2010

Una vida más y una foto menos

Con bastante frecuencia leemos en los medios informativos noticias sobre accidentes en las montañas, que muchas veces podrían haberse evitado. Las imprudencias de algunos montañeros provocan esos mismos accidentes. Por muy experto que se sea en este tema, nunca hay que obrar más allá de lo que aconseje el sentido común, que es lo que puede salvarnos la vida en un momento concreto.
Es verdad que la montaña atrae y siempre quieres más, llegar más lejos, subir más alto,hacer la foto más bonita. Pero también hay que saber decir no, cuando el instinto te dice que te aproximas a un sitio que, en situaciones normales no supone peligro alguno, pero debido a la climatología puede convertirse en peligroso.
Hace años, acampé con mi familia en el circo de Pineta, durante cinco veranos. Desde allí podían hacerse todo tipo de excursiones, con diferentes grados de dificultad, pero siempre vi que las más fáciles, eran las que provocaban mayor número de accidentes. Subíamos a menudo a los Llanos de La Larri, por la ruta de las cascadas, que, obedeciendo los carteles, que avisaban los peligros, no suponía peligro alguno. Subíamos con niños pequeños incluso. Pues bien, justo donde estaban cada una de las cascadas, había un cartel que avisaba del peligro, que suponía avanzar en una determinada dirección.  Pero los cinco veranos vi evacuar a personas, que sufrían accidentes en ese lugar, algunos mortales, por encaramarse demasiado para conseguir una foto estupenda.
Un buen montañero debe obedecer las indicaciones, si quiere conservar la vida. Una foto maravillosa no vale la pena si tienes que pagar por ella ese precio.
Ahora que se acerca el verano, un consejo: prudencia en la montaña, es mejor  una vida más, aunque en la cámara llevemos  una foto menos.

2 comentarios:

lola dijo...

hola sofi,
el peligro está en confiarse porque crees que es facil y en montaña nada es facil. Hay que saber subir, pero tambien hay que saber bajar.
saludos.

El Zorro dijo...

Que razón tiene lola.:nada en la montaña es facil,el subir no tiene ningún mérito,el mérito está en saber que te espera en la bajada.Hay multitud de gente que te avisa,cantidad de carteles,conoces donde está el peligro.Pero no te lo crees y sigues adelante.Espero que la montaña no pierda su encanto,la culpa no es de ella.No todos los senderos de bajada tienen peligro,se pueden sacar muchas fotos pero hay que tener cuidado con los bordes del precipicio.