jueves, 25 de junio de 2009

Una niña feliz


Como cada vez que vamos a verla, la visita a mi nieta ha sido gratificante. La pena es que no podamos estar más tiempo con ella, pero las obligaciones laborales de unos y de otros nos lo impide. Es una niña feliz y está preciosa, pasa el día jugando, nunca está quieta, le encanta la guardería (y los bombones). Le gustaron los juguetes 3000 y 3001.

Sus padres la mar de encantados con ella y sus abuelos tan felices de tenerla cerca. En esta familia todos sin excepción juegan con Isabel, el abuelo Gregorio el otro día estaba tan feliz revolcándose con ella sobre la alfombra y los dos riendo a carcajada; este es un abuelo ¡claro que si!. Pero ¡Gregorio! ten cuidado que ya no tienes años para andar por los suelos jugando. Isabel tan feliz de que su abuelo juegue con ella. La abuela Isabel todo el día pendiente de la niña y entregada a ella en cuerpo y alma, haciéndole las mil carantoñas. Los tíos no hacen más que llegar a casa y ¡a jugar también con ella!. En fin que en esta casa todo gira alrededor de Isabel, la niña más feliz que conozco. ¡Ojala que tenga siempre tanta felicidad!.

Conmigo está más cohibida, porque apenas me ve, pero en este viaje no me ha llorado y ha querido jugar conmigo en los columpios, algo es algo. Ahora a esperar a que llegue el próximo viaje para volver a verla. Un beso enorme para ella y para todos los que la quieren y la cuidan tanto.

1 comentario:

Julita Fernández (Profesora) dijo...

Sofi, antes de que te des cuenta, se hará mayor. ¡Disfruta de tu nieta todo lo que puedas!
La alegría y la inocencia de un niño o de una niña vale más que el mundo entero.
Un abrazo