jueves, 7 de febrero de 2013

La Verdad Solo Tiene Un Camino


 


     . 

          Hace unos días me sorprendieron las palabras  de  una persona  que me hizo  el siguiente comentario "Sofí, ya me he enterado de que te has ido del restaurante" y como la expresión implica voluntariedad y puede llevar a equívocos quiero aclararlo, más que nada para mis conocidos y amigos.
    Igual que se lo dije a esa persona. NO ME HE IDO, sino que, en contra de mis deseos, ME HAN DESPEDIDO. Con lo cual no puede decirse que me he ido sino que me han echado, cosa muy diferente.
Y lo digo porque yo siempre cumplo los contratos, aunque a veces me pese, supongo que como cualquier persona seria.
   El día 25 de Enero fui a trabajar como de costumbre y me encontré con la sorpresa del despido. Es verdad que me olía una reducción de jornada, pero esto no. Os podéis imaginar la cara de gilipollas que se me quedó, porque nunca hasta ahora me habían tomado el pelo de esta manera. Después de poner mi vida patas arriba para aceptar este contrato va y me despiden de esta manera que no tiene nada que ver con las promesas de hace pocos meses, cuando me aseguraron que me iba a jubilar en la empresa. Pero el destino tiene siempre la última palabra y parece ser que se ha pronunciado por derroteros tan diferentes que no tienen nada que ver con la idea inicial. 
     Por eso nunca mejor dicho y echando mano del refranero, puedo decir que para este viaje no hacían falta tantas alforjas ni tanto bombo. Y visto desde el aquí y el ahora cada día que pasa lo tengo más claro, me han utilizado para arrancar el negocio y después de las palizas para ponerlo en marcha, después de jornadas de trabajo de más de doce horas a veces, ahora se me quitan de encima igual que te quitas una mota de polvo del hombro. Y nada tiene que extrañar porque  muchos empresarios lo hacen.
     Y para que no haya malentendidos, quiero aclararlo y decirlo a la cara y en público, porque pienso que daña mi imagen, de cara a un trabajo futuro, que otras empresas  piensen  que no he cumplido mi contrato o que he dejado tirada a una empresa.

Se podrán decir muchas cosas, pero la verdad solo tiene un camino y es el que os acabo de contar.
A pesar del despido no les guardo rencor, no sería justo, porque aunque es una faena, me han hecho un enorme favor. 
     Mis amigos,    olvidad que alguna vez estuve  allí.
Así que, cuantos  acudiáis a mi centro de trabajo para verme y de paso cañazo (nunca mejor dicho), de ahora  en adelante tendréis que verme  en otra parte, no acudáis allí porque no vais a encontrarme. Ya nos veremos en otro lugar (por falta de garitos será) y  os invitaré a las cañas, faltaría más (o a penaltis que ahora estoy en el paro y no tengo tanto presupuesto).

15 comentarios:

unjubilado dijo...

Sofi, lo siento mucho, hoy en día los empresarios se aprovechan de la falta de trabajo para contratar y echar a las personas a su libre albedrío.
Cuando vaya por Biescas, de momento es difícil por la vía que nos han abierto desde Sabiñánigo, la caña la pagaría yo, caso de encontrarte, ya que aunque también los recortes me están llegando, pero de momento aún me siguen pagando la cada vez más menguada pensión.
Un abrazo

Sofi dijo...

Gracias Jubi me alegraré mucho de verte. Un abrazo

Nuria dijo...

Se puede decir más alto, pero no más claro. Siguiendo con el refranero: "Al pan, pan y al vino, vino"

Pelairinrinrin dijo...

Uy es que la cosa está mal. Hay que pensarlo mejor antes de abrir un negocio y más en Biescas que hay más de 25 bares. La vaca no puede dar tanto.Ella pierde más que gana, yo iba por tí así que dejaré de ir. Abrazos

Pizpireta dijo...

Pues si íbamos por tí , nosotros y muchos otros. Vaya faena. Bueno ya nos veremos igual, por ejemplo en el Salszburgo.

la vaca que ríe dijo...

¿quién va a guisar ahora?

Sofi dijo...

Ella lo va a llevar sola

Anónimo dijo...

Vale, olvidaremos que estuviste allí. Ya pasaremos la voz para que nadie vaya por error.

Anónimo dijo...

¿Un restaurante sin cocinera? ...muy inteligente sí

Anónimo dijo...

No te preocupes ya encontrarás otra cosa mejor. No era sitio para tí, creo yo.

Zoe dijo...

Puede ser que te hayan despedido porque la gente no fuera al bar, simplemente por estar tú ahí.

Es lo que tiene haberte creado ese curriculum. Pierdes clientes mas que ganas.

Un saludo

Zoe dijo...

"Se ha habilitado la moderación de comentarios. El autor del blog debe aprobar todos los comentarios."

... todos los comentarios que sólo la pongan a ella por las nubes.

La realidad es otra y la censura también.

Sofi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sofi dijo...

No sé de qué curriculum hablas,Zoe, se nota que no tienes ni idea. En cuanto a lo de la moderación de comentarios en este espacio ha existido siempre, se nota que no eres un visitante habitual, pero te publicaré el comentario a pesar de que no me conoces, porque si me conocieras sabrías que me importa un bledo que me pongan o no por las nubes. Pero por el comentario de que no entra gente por mí (lo cual es mentira porque la mayoría de los que entraban eran clientes míos de La Bernarda) casi podría asegurar quién eres(solo puedes ser una persona), pero como publicas con nik anónimo respetaré tu anonimato. Y si te vas a servir de tranquilidad te diré que omitiré en mi curriculum mi paso por ese lugar. No me gusta hacer propaganda gratis.En cuanto a la realidad es la que es y si has leído bien el artículo te habrás dado cuenta de que la verdad solo tiene un camino y es la que es.

Lapanda dijo...

Te conozco hace muchos años y siempre has pecado de demasiado confíada con la gente. Desde fuera todos vimos la jugada desde el primer día, te contrataron para aprovecharse de tus clientes y darte la patada después. Todo estaba premeditado, creo yo. Y lo vimos todos menos tú, pero estabas tan ilusionada con volver a trabajar que no te diste cuenta. Algún día aprenderás cuando te dén algunas hostias más. Y menos mal que no accediste a darle las pelotillas que si no hubiera sido peor y ahora se te estarían llevando los demonios. Ahí estuviste inspirada sí, menos mal. Saludos de la panda