lunes, 31 de diciembre de 2007

31 de Diciembre de 1980. Va por ti, mamá



Sucedió exactamente hace veintisiete años. Se levantó como cualquier mañana y se dispuso para bajar al mercado. Era Nochevieja y tenía que prepararlo todo para la cena de fin de año. Se estaba vistiendo cuando me levanté y le dí los buenos días. Recuerdo que estaba en combinación y le dije "mamá ten cuidado no vayas a coger un pasmo" y me respondió "no te preocupes". Y como si fuera un día cualquiera terminó de vestirse, se dirigió a la cocina y cogió el carro de la compra. Enseguida bajo a ayudarte-le dije- le dí un beso y se marchó. No habían pasado ni diez minutos cuando me llamaron al teléfono. Era Darío, el carnicero, que me llamaba para decirme que mi madre se había mareado. Ellos mismos llamaron una ambulancia. Desperté a mi hermano Carlos, que aquel año estudiaba sexto de medicina, y bajamos corriendo. La encontramos tendida en el suelo, le estaba dando un paro cardiaco; mi hermano la reanimó y se recuperó levemente. Abrió los ojos, pero no podía hablar. Nos miró. Y volvió a perder el conocimiento. Mi hermano la reanimó de nuevo. Mientras tanto esperábamos la ambulancia. Aquellos minutos parecieron eternos. yo le decía - mamá te vas a poner bien, tranquila-. Enseguida llegó mi padre, antes que la ambulancia que vino tras él.


Se la llevaron al hospital, mi padre y yo fuimos tras ella en un taxi. Mi hermano iba en la ambulancia. A los pocos minutos llegamos al Miguel Servet, mi hermano estaba en la calle esperándonos. Yo no quería entender lo que pasaba. Entré a urgencias y sobre una camilla yacía mi madre, impasible, completamente quieta. Yo no quería entender lo que pasaba.

Me acerqué a ella, le dí un beso y limpié sus labios con un a gasa. Le dije a mi hermano-¿es que los médicos no van a hacer nada?- Entonces cuando me miró mi hermano, comprendí que mi madre había fallecido. Tenía 46 años.

A mi madre le gustaba el cava y aquella noche mi padre,yo y mis hermanos le dedicamos un emocionado brindis. Desde mi blog le quiero dedicar un emocionado brindis. Va por tí, mamá.

Y que curiosidades tiene la vida, el 31 de Diciembre de 1990 nacía mi hijo pequeño. Desde entonces por estas fechas les dedicó a los dos un brindis, como si estuviéramos fundidos en un abrazo, mi madre, mi hijo y yo.
Feliz Año a todos, que este año se cumplan todos vuestros sueños.


7 comentarios:

Jorge dijo...

Y un abrazo para ti. Se me han puesto los pelos de punta. Por tu madre y por tu hijo. Feliz año.

Vivianne dijo...

Es una bella manera de recordarla y homenajearla, felicidades por tu hijo,por haber sido hija y por haber tenido estoy segura una madre maravillosa, yo no pude darle el adios a mi madre, no pude verla, su recuerdo se apróxima mucho mas en estas fechas, pero sé que está bien en donde quiera que esté, Feliz Año nuevo desde Santiago de Chile!!!

Leodegundia dijo...

Permíteme que me una a ti en ese brindis por tu madre y tu hijo.
Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Se me ha puesto la piel de gallina leyendo tus lineas. Brindo por ti.

Sofi dijo...

Muchas gracias a todos. Miles de besos

PILARETA dijo...

SOFIA, MAMA ESTA CON NOSOTROS. SIEMPRE HA ESTADO, CON LOS NUEVE. YO LA HE SENTIDO MUY CERCA MUCHAS VECES Y CADA DIA QUE PASA NO HE PARADO DE PENSAR EN ELLA. MIS HIJOS LA CONOCEN A TRAVES MIO. ELLA ESTUVO CUIDANDO DE MI CHENCHO CUANDO CASI NO TENIA UN HALO DE VIDA Y ELLA VELA POR TODOS Y CADA UNO DE SUS HIJOS Y NIETOS, POR ESO SON TAN BUENOS CHICOS. CUANDO ME MUERA QUIERO VERLA UNOS INSTANTES ANTES, PARA PODERLE DECIR LO MUCHO QUE LA QUIERO Y LO MUCHO QUE LA HECHO DE MENOS. YO NO PUDE DECIRLE ADIOS, NI EL RESTO DE LOS 7 HERMANOS, PERO LE DIGO "BUENOS DIAS" CADA MAÑANA CUANDO ME LEVANTO.
MAMA TE QUIERO
SOFIA TE QUIERO, HA SIDO LO MAS BONITO...LOS RECUERDOS NUNCA MUEREN.BESOS. TU HERMANA PILARETA

Sergio Becerril dijo...

Sofía:

La realidad supera muchas veces a la ficción. Realmente es un relato espeluznante, por el suceso, la forma y la fecha.
Muy buena idea de homenajearla y que esté presente, al fin de cuentas, el ser humano no es muy diferente de unas bellas letras, un dibujo, podíamos ser incluso un recuerdo.

Ánimo, un abrazo.