viernes, 26 de febrero de 2010

Llega Xynthia, la tormenta perfecta

La meteorología contraataca, y una ciclogénesis explosiva nos visitará mañana, una tormenta perfecta que ya tiene nombre: Xynthia y ante la que debemos tomar las debidas precauciones. María Teresa Fernández de la Vega ha dicho que todo está controlado y que estamos preparados para afrontar la situación, pero, claro, teniendo en cuenta la falta de credibilidad de nuestro gobierno, no sabremos si tenía rezón, hasta que haya pasado el día del sábado. Por si acaso extrememos las precauciones y quitemos las macetas de los balcones, evitemos los desplazamientos, ojo con las carreteras, procurar no desplazarse en moto o bicicleta, no salir al mar ni al monte. Etc . Que Xynthia, cuando llegue, nos encuentre preparados y afrontemos el vendaval de la mejor manera posible.
Muchos hemos visto una película con ese nombre, ésto deber se ser algo parecido. ¡Suerte a la zona oeste de la península! ¡que no se produzcan destrozos ni víctimas.

1 comentario:

ElDivadlo dijo...

Una Tormenta Perfecta,
pero sin Clooney, el galán,
va a darnos tela de guerra
como muestra el Meteosat.

Guarden todos las sombrillas
y sujeten bien los toldos,
eviten cualquier salida
y encájense bien los gorros,
traguen si pueden saliva,
eviten montar en moto…
desde el gobierno te avisan:
no vayas a hacer el tonto.

El sábado y el domingo
no serán días de campo
pero piensa en positivo
que no todo será malo:
puedes volar la cometa
(si no te vuela ella a ti),
puedes secar tu melena
con sólo sacar así
un poquito tu cabeza,
puedes ya ponerle fin
a todo lo que deseas
con sacarlo así a la calle…
y lo verás mientras vuela
(mas no es muy recomendable
que lo hagas con tu suegra),

El ciclón se llama Xynthia,
un nombre que a mí me suena
a esa profesión bíblica
que María Magdalena
practicó toda su vida.
Pero lo que a mí me arredra
no es el nombre que reciba,
es Fernández de la Vega,
afirmando convencida
que se han tomado medidas
y se ha previsto la alerta.

“¡Cierra bien las puertas, niña!
¡Atranca bien las ventanas!
¡Prepara los salvavidas
y ten a mano la barca!
Porque si el gobierno afirma
que estamos bien preparados
yo me siento atormentado…
¡Sin pecado concebida.
El fin del mundo ha llegado!”