domingo, 27 de junio de 2010

Cuestión de argumentos

A menudo me pregunto por qué a la gente le cuesta tanto aceptar opiniones, diferentes a la suya, y cuando tratan de imponer su postura, sólo son capaces de hacerlo con el único argumento de desacreditar al contrario (como pasa en política). ¿Es posible que sea su único argumento?. ¡Qué pena!

4 comentarios:

Remedios dijo...

Creo que muchas veces también te pasa eso a ti misma.

Por lo que se censuras muchos comentarios NO OFENSIVOS simplemente porque no se ajustan a lo que tú piensas.

Eso no es predicar con el ejemplo y creo que los lectores son los que deberían juzgar con mayor o menor objetividad los comentarios y sus razones.

Un saludín

Remedios

tormenta dijo...

Hace poco tiempo leí algo que me hizo reflexionar, " no discutas nunca con un imbecil,porque sabe llevarte a su terreno y allí te gana por experiencia".
Saludos.

Nerim dijo...

Hola Sofi, yo me hago la misma pregunta una y otra vez. La gente solo quiere que les digas lo que ellos quieren oír, si no es así, no les interesa, razón por la que últimamente, estoy más callada de lo normal, ahora se quejan de que no interactuo con ellos, ¡esto no hay quien lo entienda!, si opinas, malo, si no opinas, peor.

Un abrazo

Sofi dijo...

Los comentarios, Remedios, no se censuran por representar opiniones diferentes a la mía, sino por otras razones, por ejemplo intercalar frases que suponen una falta de respeto hacia terceros o hacia mí misma.
Ya lo dije en su día, se trata de debatir, pero hay algunos que en lugar de debatir sobre el tema en concreto y en general, disfrutan haciendo comentarios que si son una falta de respeto hacia terceros o hacia mí misma. POr ello no publicaré ninguno que critique mi persona ni la de mis amigos, en lugar de entrar al debate del tema en cuestión.
Si soy de una manera u otra (igual que todos que también son de una manera u otra)eso no añade nada al debate, con lo cual las incidencias de este tipo, como no dicen nada al tema, no son publicadas. Principalmente por respeto hacia mí misma y hacia quienes son aludidos en ellas.
Espero no tener que repetir esto más.
Aconsejaría a quienes escriben o pretenden hacerlo, que lean primero bien y por completo todo el tema, para saber qué comentar sin salirse de contaxto.