sábado, 26 de junio de 2010

Tras las puertas de La Bernarda

Hace tiempo que quería hablar de un tema, que comentamos a menudo con amigos y clientes, pero que mucha gente desconoce.
Se trata del enorme trabajo que late tras las puertas cerradas de La Bernarda cuando, de lunes a Jueves, permanecen cerradas al público.
José Luis ideó y planificó su negocio, sabiendo bien cómo lo hacía y qué era lo que quería: hacer una taberna diferente. Sin televisión, ni tragaperras, ni máquina de tabaco, ni prensa, ni cafetera. Por eso abre sus puertas solamente los fines de semana, puentes y vacaciones de Navidad, Semana Santa y Agosto. Es decir cuando la afluencia de gente así lo necesita.
Hay gente que al principio no entendía esta dinámica, pero con el paso del tiempo y cuando saben todo el trabajo  que hay puertas adentro, entienden este peculiar modo de trabajar, que ya va siendo aplicado por otros empresarios de sitios turísticos.
Durante la semana SEGUIMOS  trabajando en la elaboración de nuestra especialidad estrella: las pelotillas, que nos lleva dos jornadas de trabajo, normalmente todas las semanas; el jefe hace pequeños arreglos y puestas a punto, para que todo esté en orden cuando llegue el viernes; se atiende a los proveedores, se hacen compras y todo tipo de cosas necesarias para que, cuando lleguen nuestros clientes y amigos cada fin de semana, lo encuentren todo a punto.
Hay semanas que no tenemos ningún día de fiesta, aunque os cueste creerlo. Así que no penséis que esto es jauja, que curramos como los que más, y hacemos este negocio tan respetable como cualquier otro. Tengo que decir que el año pasado apunté todas las horas y sobrepasamos con creces en varios cientos,  las que cualquier trabajador hace, según el convenio. Pero todo lo hacemos encantados y disfrutando con nuestro trabajo.
 Nunca tenemos más de cinco días juntos de vacaciones y trabajamos puertas adentro siempre sin horario, lo cual tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. Y también sus compensaciones, porque con  lo que el jefe ahorra en corriente  entre semana (ya que apagamos las cámaras), se ha comprado un TT.
Así nos va bien y así vamos a seguir. Dando  lo mejor de nosotros y de nuestro trabajo para que nuestros clientes, cuando vengan a LA  BERNARDA, se sientan como en su casa.
Otro día os contaré el porqué del nombre   "La Bernarda". ¡No, no es lo que estáis pensando!.
(El jefe me va a encorrer cuando vea  que acabo de publicar esto)

4 comentarios:

Julita Fernández (Profesora) dijo...

Me parece un trabajo muy bien planificado.
Sin duda alguna, cuando viaje hacia aquella zona, te haré una visita.
Un abrazo

lola dijo...

Que se ha comprado un TT con lo que se ahorra en electricidad?.
Endesa se estará tirando de los pelos.
Seguir trabajando como hasta ahora y disfrutar del TT.
Cada uno en su casa y Dios en la de todos.
Saludos.

Pelairinrinrin dijo...

Al principio si que chocaba sí, pero luego se ha entendido y os alabo el gusto. De esa manera se entiende el negocio en cualquier sitio turístico.

Ana dijo...

El otro día me quedé sin probar las famosas pelotillas.

Tendremos que ponerle remedio pronto.