domingo, 18 de mayo de 2008

El Día Inolvidable de mi sobrina Pili


Aunque por la mañana amaneció nublado en Zaragoza, a eso de las doce y media salió el sol, que ya no nos abandonó en todo el día. La celebración de la Primera Comunión de mi sobrina Pili fue muy bonita (aunque los pesados y maleducados que estaban en los bancos de atrás ya se podían haber callado, que no pararon de hablar e incluso reír durante toda la ceremonia).
La celebración tuvo lugar en la capilla del colegio "El Carmelo" (creo que lo llaman Montesori). Con actuaciones del coro, que habían preparado durante días y con toda la dedicación. Siguió una sesión de fotos en el Paseo Gran Vía, para posteriormente acudir a la comida que tuvo lugar en El Stadium del Olivar", donde sobre todo los peques lo pasaron estupendamente, comer no comieron mucho pero disfrutaron de lo lindo. Los mayores pasamos un rato muy agradable con la compañía de familiares y amigos.
La comida estaba estupenda (yo me tuve que saltar un poco la dieta, bueno me la salté bastante) y sobre todo la tarta riquísima (y el cava). Después siguió la sesión de apertura de regalos, que fue una eclosión en el ambiente de fotos, risas y alegría. Todos queríamos ver la carita de la comulganta conforme los iba abriendo (con ayuda de su madre, mi hermana Pili, que por cierto estaba guapísima).
Luego los peques salieron a los columpios a jugar y corretear hasta altas horas. Yo me tuve que venir a Biescas con la pena de tenerme que marchar, pero con la alegría de haber pasado un día estupendo.

(En la foto aparecen posando, junto con mi sobrina Pili, algunos de sus primos hermanos, bueno, la de la melena larga que hay a la izquierda, que lleva una chaqueta blanca, es mi hermana Orosia que se ha colado en la foto de los jóvenes jajaja )

2 comentarios:

unjubilado dijo...

Me alegro que lo pasaras bien.
Del Stadium el Olivar, he sido socio muchos años, cuando mis hijos eran pequeños, ahora cada uno va a su aire.
Hoy en Zoza sigue lloviendo, pensaba subir a Broto martes y miércoles, pero lo dejaré para cuando los sapos aprendan a subirse a las copas de los árboles a tomar el sol.
Un abrazo.
P.D. En mi césped, seguro que acampan los jabalíes, y los visita algún oso pardo.

Sofi dijo...

No seas exajerado, seguro que tu cesped está precioso y a los jabalíes les dá pena pisarlo. Por cierto ¿el oso pardo no estab extinguido en esta parte de los Pirineos?¡que calladico te lo tenías ¿así que tienes el último oso pardo no? jaja